No me invadas excesivamente. A veces, las personas son demasiado

imprevisibles, demasiado ruidosas, demasiado estimulantes. Respeta

las distancias que necesito, pero sin dejarme solo.

 

Ángel Rivière